A un ser muy especial

A un ser muy especial

 

A un ser muy especial…

 

 

image67

 

 

Hay una mujer en todas las ventanas,

en todas las puertas de mi vida,

acude con presura, ella es sin retraso,

es paisaje y a la vez asoma un mundo

que se agranda…

Pues lleva adentro y sin cansancio

el mecanismo del día y de la brisa.

Tierna cuando germina su gentil saludo

y manifiesta el grácil entusiasmo

en sus ojos, en su pelo y sus mejillas.

Suele reposar el ruido interno en su mirada

con el urgente pálpito del rezo

y el parpadeo del silencio de inmediato

es la aventura de la nube,

con la bendición del cielo.

Revela la grandeza conquistada,

en la pequeña medida de sus manos,

carne orlada de rastros y de huellas,

que reafirman las venas del cariño.

Manos del tacto y del afán que han dado

formas y trayectorias a los caminos,

y a las bandadas de sueños en lo alto

que han porfiado el vuelo como alondras

en cada giro de la tierra que da su trigo.

Manos que alzan el ánimo quebrado

en cada adiós que eleva en sacrificio

y manos que moldean el abrazo

en dulce oferta,

con las dignas marcas de los hijos,

con los dedos ciegos, pero abiertos

al próximo futuro del sembrío.

Hay una mujer pletórica de sonrisas,

son su armadura…, la más blanda;

tiernas partículas en el aire

que logra desechar su cuerpo herido,

con ellas ha combatido fiascos

de valientes y las miradas a toda vela

que arrastra la distancia hacia otro azul,

mientras la estela de todo lo que arranca

queda en el refugio de su sangre protegido.

Con ellas alarga miles de horas aún felices

y otras con menos suerte, desafíos

de los ayeres sin bocetos que vive el cuerpo,

con ellas vence soledades,

con ellas viste los vacíos.

Hay una mujer con gracia sosegada,

indefectible desde afuera hasta el espíritu,

rodando en la jornada,

en el quehacer diario, en lo sombrío,

con intimidad frondosa en primavera,

natural en los otoños amarillos,

definida ante la actitud del tiempo,

cálida ante la terquedad del frío.

Y hay una mujer experta en la tarea

de amar con la frecuencia de segundos,

su amor es de alma sin restricciones,

es de sentimiento sin contratos,

su amor es con el único objetivo

de pasar por mi vida con existencia pasajera,

mas por mi alma con presencia eterna,

por ser infinitamente ella, MADRE MÍA.

 

image48

 

 

 

 

imagen 1

 

 

imageedit_8_8124108623

http://www.palibrio.com/Bookstore/BookDetail.aspx?BookId=SKU-000455912

www.barnesandnoble.com

www.amazon.com

 

4 Responses to “A un ser muy especial”

  1. Muy bello, Nancy, madre solo hay una y siempre será especial. Un abrazo, amiga.

    • admin says:

      Este poema encierra todo el amor que ella me ha brindado a través de los años y todo mi agradecimiento por todo lo que ella significa en mi vida, muchas gracias por estar en estas letras, poeta artesano, todo mi agradecimiento va en un abrazo.

  2. Mariano entrerriano says:

    Hermoso homenaje!!! Un abrazo grande querida amiga!!!

Leave a Reply