Aquello que probamos

Spread the love

 

 

 

 

Aquello que probamos

 

 

 

 

No se llamaba amor

aquello que probamos

con la añadida golosina del beso,

antes de que rodara como una ráfaga

pluvial por la garganta.



Aquellos indicios de primavera

que acariciaron el rutilante reflejo del verano,

aquel enigma que nos acercaba

como pompas de aire

hacia las ruinas del oxígeno,

que nos convertía en hojas amigables

descolgandose de los ojos, para perecer

de sol, de lluvia, de aire y silencio

en la condena marchita de un rincón.



Aquel fenómeno con silueta de Amor

ensayando el truco perfecto de la luz

entre los lindes del sueño y la existencia,

entre las retinas como una visión o alucinación

tragada por el abierto pronóstico del horizonte.

Aquella cosa concebida por Dios

haciendo visible su llamada de fuego,

haciendo audible el pálpito

quejumbroso de la oscuridad,

era tan solo un trueno que saltaba

desde el cantil de la vida…, para mojarnos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Responses to “Aquello que probamos”

  1. Ilusionado says:

    Esplèndida delicadeza en un decir armònico y lleno de vida, que da clara cuenta de un episodio que pudo ser el primer escalòn de una historia de amor, màs por alguna razòn quedò en la antesala, pero con ese sabor, fuerza y esencia que enriquece y vuelve inolvidable el lapso en que transcurriò.
    Siempre hipnotizante y rico ese talento para imbuir a las letras un especial toque de vida que las hace cantar e inundar los sentidos con la magia de tu pincel.
    Hermoso poema de leer y releer.
    Tiene tu bello versar (y este no podìa ser la excepciòn) ese toque que al leerlo pareciera convertirnos en protagonistas de su cadencia y efectos.
    Mi afectuoso saludo con el respeto y admiraciòn de siempre

  2. Daniel says:

    De casualidad encontré tu página y escribes precioso, este es un poema que me cala muy hondo, celebro la lectura. Me enlisto como tu fan. Un saludo y un beso. Daniel.

Leave a Reply