Destape

Spread the love

 

 

 

 

Destape

 

 

 

 

 

Yo he visto la pudrición de las nubes

en las costas apacibles de una mirada,

como las sombras se llenan del aire colérico

para zarandear en mi cara el aforo

destructivo de un tsunami

como si dependieran de mi agitación,

como si yo fuera la deformación del agua,

la demencia del estruendo

o la sobredosis de la furia

que detona su espanto,

cuando se aburren del espacio satisfecho de vacíos…

 

Hoy te hablo del mar que azota la mente.

 

Observa el macareo ocupando el indicio

de unas palabras, acuático le arrebata la superficie

y las doblega como al remo

después que se parte sobre la desolación,

el resto es la tortura visionaria

que da el golpe de sal en los ojos.

 

Así lo digo, porque no quiero ver

a los símbolos de tu alegría

en esta rebelión que me desea suya.

 

Porque si la tristeza me moja,

yo me escupo como una gota de lluvia

y si me quiebra me derramo

como un diluvio sin predicción,

nunca me he adaptado

a los intereses herméticos de otros.

 

Tampoco me salves con la prisa de un suspiro

si el desasimiento apetece el triquitraque

desde cualquier altura,

porque lo malo de escribir no es ponerle sonido

al ánimo de la tristeza.

 

Lo pésimo es sentir que el dolor como homicida

le rompa los huesos a la vida y ella aún sin fosa

tenga el valor de moverse por lo dicho

como un ronroneo de gato entre las piernas.

 

Hoy la libertad del verso exige las volteretas de la pena

y yo le doy total consentimiento a su capricho.

Condensada de efectos y desafectos

me nombro tormenta de trágica magnitud,

mientras arrastro el mal humor del océano

por toda la intemperie del mundo,

y no es para vengarme de las otras veces

que me ha matado bajo el sol,

es solo porque no le temo a la devastación

ni al poder del aire que retumba en los pulmones

si en su torbellino circular puedo liberar escombros

y ser realmente cruel alguna vez.

 

Ahora ven, entra al vórtice del caos

y toleráme, si puedes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6 Responses to “Destape”

  1. Sabrina C. says:

    Wao querida amiga, he leído tres veces este poema, porque me llega profundo. La poesía también es triste y personalmente pienso que el poeta no elige como sentirse en la vida, pero si puede elegir el momento para escribir y como embellecer esa tristeza que conmueve. Siempre es un gusto pasar por este espacio. Un abrazo con mi cariño de siempre, espero que estés bien.

    • admin says:

      He visto como muchos poetas critican a otros porque simplemente escriban sus poemas tristes. La vida es una suma de alegrías y tristezas. Es la razón primordial por la quise hacer este poema, ya que el autor se deja llevar por lo que siente en el determinado momento en el que escribe y eso nadie lo podrá impedir nunca querida amiga Sabrina, como quien dice el poeta escribe lo que da la gana, le guste a quien le guste. Siempre te agradezco tus bellos detalles de lectura. Un gran abrazo.

  2. Daniel says:

    Eres genial. Me ha encantado como llevas ese sentimiento de tristeza sin perder el motivo principal que te llevó a crear el poema, esa libertad que cada poeta o escritor tiene a la hora de elegir sus temas y emociones. Te dejo un gran abrazo dulce amiga.

    • admin says:

      Hola Daniel, por aquí estoy respondiendo a los comentarios, disculpa la tardanza amigo. Así es, cada quién elige el estilo, la forma y lo que le da la gana escribir. No hay de otra. Me alegra que te guste y también verte en estos lares. Besos.

  3. Glenda Ruiz says:

    Me gusta mucho tu página y las imágenes y tus poemas. Un saludo.

Leave a Reply