Él no lo sabe

Él no lo sabe

 

 

Él no lo sabe

 

 

image19

 

 

Tras él va mi andadura, tras el avance de sus pasos,

mi paisaje es a la espalda de su distante movimiento,

aún así en cada luz rasante de su estela yo me abrazo

y en cada sombra ladeada de su cuerpo yo me entrego,

en su marcha a solas le sigo y no lo sabe,

mas mis huellas lo pueblan en secreto

y se aventuran con el cómo o hacia el dónde

o hasta cuándo será este recorrido de futuro incierto.

Mas soy la rosa, el crisantemo o la magnolia,

mis raíces hacia él no saben de regresos,

mi fragancia como eco de mi ser llega a su lado

con grácil alborozo en el aire fresco,

si a veces no la percibe en algún recodo

es porque se pierde entre las nieblas del invierno,

ese trecho de tiempo pálido y solitario

que no perdona fragilidad de pétalos,

nos priva de rutas al transitar su blanco

y con su lengua de escarcha en el descenso,

nos lame con su frío, de golpe nos apaga

hasta que rebrota otra primavera y vencemos.

De nuevo él se viste de color ante mis ojos,

en lo plano y en la hondonada del trayecto

y le sigo hasta en los desvíos de la vida, no lo sabe,

pero la inflexión de su rastro engendra otro sendero,

donde siempre llega la congoja del verano,

pero aún así sigo tras el nombre de mi sueño.

Trazo su cuerpo con luminosidad en lo sombreado,

en su mirada logro la irisación cuando me acerco,

en su pensamiento descanso y me desnudo

cuando el crepúsculo con su roce amarillento

repite su ardiente guiño en la vista del otoño

para unirnos en el roce impúdico de un beso;

gesto que aviva el ámbito total de nuestro mundo,

cuando deja su arrebato de hojas sobre el viento

y me uno a su danza, nos mezclamos y sin él saberlo

somos un remolino de recuerdos amándose en el suelo.

 

 

image19

 

 

 

 

 

 

imageedit_13_3024789072

 

http://www.palibrio.com/Bookstore/BookDetail.aspx?BookId=SKU-000455912

www.barnesandnoble.com

www.amazon.com

 

Leave a Reply