Lluvia

Lluvia

 

 

Lluvia

 

 

image48

 

 

Se acerca la lluvia a los cristales de a poco

con la intención de anunciarse en mis oídos

y trae consigo el ajetreado movimiento de los ríos

incompletos que a su fin avanzan presurosos.

Lluvia sin alarde nacida de las sombras,

hacia el polvorín sediento,

hacia el relieve del hastío,

para acoplarse sin silueta sobre las formas

al soltar las quebradizas gotas del gemido;

cristalina forma de expresar ausencias

si hasta mi cielo la arroja hacia el vacío.

Con su lamento intenta abrazarse a alguna vida,

pero hasta el vuelo de los pájaros pretende el nido,

alguna rama que sirva de guarida, la más cercana,

mientras ella derrama su mundo de caminos.

Desde aquí la observo,

desde mi interior la escucho,

lentamente se acrecienta por algún motivo

como si quisiera inundarlo todo,

alcanzar el más allá de las miradas,

tocar el nombre de las cosas,

si pudiera lo aún desconocido,

rozar aquello que ignora su humedad copiosa,

unirse a ese paisaje que solo adentro siento mío,

caer en su naturaleza y que la beba toda

y que absorba sin demora un pedazo del martirio,

el que lleva en su brevedad posible, aunque luego,

sea la tierra la que evapore para siempre su destino.

 

 

image48

 

 

 

 

image1

 

 

imageedit_13_3024789072

 

http://www.palibrio.com/Bookstore/BookDetail.aspx?BookId=SKU-000455912

www.barnesandnoble.com

www.amazon.com

 

 

Leave a Reply