Para leer en voz alta

Spread the love

 

 

 

Para leer en voz alta

 

 

 

Nunca me instalé en tus calles,

ni en tus charcos, ni en tus grises,

nunca fui voz al lado de tu nombre corporal.

 

 

Abandoné tu lenguaje

en la primera luz intermitente de peligro

y me convertí en el silencio

de un punto suspendido.

Tú seguiste la dirección de otros signos

y en sus símbolos cuidabas

la impetuosa frescura del mar,

el canto angelical de las alondras,

las escalas sonoras de tus antojos

en los ascensores del ego,

apurados hacia el estruendo del descaro.

 

 

 Descarriados, tropezaron  

con la aparición del desierto

y se retorcieron las palabras

como lombrices blancas

hacia la negra distancia de la muerte;

el único lugar reconfortante

donde es posible la abstracción de lo eterno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Responses to “Para leer en voz alta”

  1. Ilusionado says:

    Dura sentencia para recalcitrantes tendencias que quisieron dibujar como realidad, espejismos en donde no habìa nada.
    Siempre latiendo con especial fuerza y belleza, las letras tocadas por el pincel de tu admirable creatividad.
    Mi sincero saludo con el respeto y afecto constante.

    • admin says:

      Hola Ilusionado, me gusta la realidad de tu bello comentario. Nada se puede hacer cuando los espejismos surgen de otras mentes. Una vez más, muchas gracias por el apoyo que siempre les das a mis letras. Un saludo afectuoso.

Leave a Reply