Será en la tarde del domingo

Será en la tarde del domingo

 

 

Será en la tarde del domingo

 

image13

 

Será en esa tarde que aproxima a este presente,

en la escena que no dilata el designio de tus cosas,

en ese tiempo que el tránsito de los días ya sostiene

con el breve instante que seguidamente evoluciona,

en las horas que insinuarán a las siguientes

con lo nuestro como corpúsculo extendido

hacia el sinfín de auroras.

Por esa tarde tus pisadas

irán entre la innecesaria gente,

con el calzado solitario de un domingo,

el silbido de tus labios me llegará con suerte,

mientras logras calmar la presentida unión

de tus manos con las mías en tus bolsillos.

Y te sentiré a mi lado antes

que el paseo de la luna llegue,

antes que las sombras tengan su principio,

serás primero que las antiguas farolas de la noche

y antes que las luciérnagas vuelvan a palpitar su brillo.

Y verás mi rostro como en las muchas ocasiones,

en percepción lejana alcanzando el viaje de tu mente,

esta vez con tu abrazo tangible en lo que soñaste

sobre esta piel de tu pasión,

la que Dios también creó para tus dedos.

Mis ojos posarán en las ventanas de tu mirada;

las voces del latido pronunciarán el sortilegio

y como mariposas en vigilia será el vuelo de palabras,

poblando el cielo adormecido antes de volverse negro,

porque todo acaecerá en esa tarde que te acerca

hacia mí, con los dos…,

hacia el porvenir de ese domingo.

 

 

image13

 

 

 

 

image31

 

 

imageedit_13_3024789072

 

http://www.palibrio.com/Bookstore/BookDetail.aspx?BookId=SKU-000455912

www.barnesandnoble.com

www.amazon.com

 

 

Leave a Reply