Posts Tagged ‘deseo.’

Yo contigo

 

 

 

 

Yo contigo

(A mi amor… NC)

 

 

 

 

 

 

Me detengo en tu coordenada

más profunda,

en la holgura del abrazo

que nos deja entre el aire y la sonrisa.



Echados en las latitudes del cortejo

que conmixto me provoca

ser espacio a tu medida,

una llanura sosteniendo tu paisaje

de contornos permanentes,

el lugar encogido entre tus manos,

donde se abre el manual de tus caricias.



Yo contigo en el viaje del momento

girando el norte y sur tras las cortinas

y juntando surcos alumbrados en la noche,

que hacia todos los futuros nos designa.



Y que tangible puede ser la estrella

que exaltada es transformación en las pupilas

cuando su pequeña forma engrandece

el instante que al mismo tiempo atravesamos

como un universo en nuestras horas

con su propio mediodía.

Hasta la entrega, rotundamente clara,

del último chispazo,

que ya complacido de rumbos y laderas

nos traspasa el calor más alto,

antes de engendrar el alba a la salida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tan esencial como el aire

 

 

 

 

Tan esencial como el aire

(Soneto)

 

 

 

Tu vida me rodea en movimiento

con oficio de viento en vestidura,

pues tu empeño cercano es la envoltura

y el contacto indeleble, tu talento.

 

Tu vórtice en mi sangre es mi contento,

tu estar sin brevedad, mi cobertura

y el roce del temblor, sutil ventura

que va de un cuerpo al otro en complemento,

 

y en placiente amplitud de oscilaciones

que nos deja del aire los bramidos

motrices, que estremecen en su viaje.

 

Pues tienes, tú, su esencia en mis pulmones

y su alado jadeo en mis latidos.

Como él: plácido, súbito y salvaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el remolino de tu pasión

 

 

 

 

En el remolino de tu pasión

(Soneto)

 

 

 

 

El antes y después de cada día

es un hoy que va y vuelve y te reclama

al principio y final del panorama

que te inventa cercano en lejanía.

 

Si en el frior de la noche es fantasía

tu sombra que en mi estrella se encarama

en rendición nocturna y con el drama

de encender como el alba, en compañía.

 

Y es que real has sido en el latido,

que parece certeza circundante

un dueto de miradas junto al fuego,

 

y una costumbre el beso humedecido,

en el dual arrebato del instante,

que en desnudez me das y yo te entrego.