Posts Tagged ‘encuentro’

Solo tú y yo

 

Solo tú y yo

 

 

 

Solo tú y yo

 

 

imagen10

 

 

Hubo una casualidad de pestañeos

que atravesaron espejos y al cruzarse

abrieron el núcleo de la fase emocional

en largueza de mirada,

con docilidad de instintos.

Desde esa fusión de ondas fértiles

en caída de alba sobre la tierra

ondulamos con el tránsito de la raíz gestada,

mostramos el facto que obra

la simiente en el camino.

Y atravesamos el camaleónico espacio

donde encaramos la brisa de las rutas,

el carácter proteico de la vida

y el cataclismo de días y noches,

con su paradoja por el mundo

al ofrecer este dualismo.

 

Para ser yo en tu balanceo de agua

con labor que presupone regadío

y tú, agro, paradero de mis ansias,

hierba en balada de aire

gravitando su porte en mis sentidos.

Efecto que acciona el ciclo de las formas

desde el brote del principio forestal

que vive el curso en progresivo,

en cada perímetro de la existencia

y conjuntamente hacia el mismo sitio…

 

Éste, el escenario terrenal que entrega

el residual presente con dosis de futuro

y las muchas veces del diario mixto

en simpleza de mujer y hombre…

Tú y yo en natural cultivo

con esta cosecha de pulpas

expuestas y tallos atados

a etapas de sombras y luces

que no huyen, pero nutren vacíos.

Sin límites… desde que sembraste

la vastedad de tus ojos en mis pupilas.

 

 

 

imagen10

 

 

 

 

 

 

image57

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Será en la tarde del domingo

 

Será en la tarde del domingo

 

 

 

Será en la tarde del domingo

 

 

image13

 

 

Será en esa tarde que aproxima a este presente,

en la escena que no dilata el designio de tus cosas,

en ese tiempo que el tránsito de los días ya sostiene

con el breve instante que seguidamente evoluciona,

en las horas que insinuarán a las siguientes

con lo nuestro como corpúsculo extendido

hacia el sinfín de auroras.

Por esa tarde tus pisadas

irán entre la innecesaria gente,

con el calzado solitario de un domingo,

el silbido de tus labios me llegará con suerte,

mientras logras calmar la presentida unión

de tus manos con las mías en tus bolsillos.

Y te sentiré a mi lado antes

que el paseo de la luna llegue,

antes que las sombras tengan su principio,

serás primero que las antiguas farolas de la noche

y antes que las luciérnagas vuelvan a palpitar su brillo.

Y verás mi rostro como en las muchas ocasiones,

en percepción lejana alcanzando el viaje de tu mente,

esta vez con tu abrazo tangible en lo que soñaste

sobre esta piel de tu pasión,

la que Dios también creó para tus dedos.

Mis ojos posarán en las ventanas de tu mirada;

las voces del latido pronunciarán el sortilegio

y como mariposas en vigilia será el vuelo de palabras,

poblando el cielo adormecido antes de volverse negro,

porque todo acaecerá en esa tarde que te acerca

hacia mí, con los dos…,

hacia el porvenir de ese domingo.

 

 

 

image13

 

 

 

 

 

 

image31

 

 

 

 

 

 

 

A veces te encuentro

 

A veces te encuentro

 

 

 

A veces te encuentro

 

 

 

 

A veces te encuentro,

en el núcleo de la historia,

propulsando alas de recuerdos en agonía

hacia el perfil impasible del tiempo,

al ver que exhala la minúscula fragancia

de los sueños de viento en retirada.

O en la frontera del olvido, detenido,

ante su reclamo de seguir,

batallando pasado contra futuro,

ante ese paso que cruzaría el final

de una ruta que no vuelve a nacer.

 

 

A veces te encuentro,

viandante en el raíl del sentimiento,

buscando el rastro de los latidos

en las huellas secas de la sangre,

tras alguna partícula de amor

que se aferre como raíz a la vida,

para ser rescatada

como última esperanza.

 

 

A veces te encuentro,

tendido en paisajes de ausencias,

sobre las sombras de la distancia

y retrocediendo los calendarios

que cargan las visiones de la mirada,

para tratar de restaurar el ayer

como si pudieras reventar sus luces,

absorber extáticos silencios,

gestar rosas y aquellas gotas de rocío,

solo para colocarlas en mis ojos

y a través de ellas rodar y existir.

A veces te encuentro…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No existía, me exististe

 

Persistencia_Ajenony

 

 

 

No existía, me exististe

 

 

 

 imagen75

 

 

 

No existía, me exististe

en el camino del estreno.

Mi vida como oleada verde

arrimaba a tu azul amplexo,

armónica hacia tu íntimo paisaje

por la ruta del silencio

y ascendente hasta el desenlace

dichoso del rotundo estruendo,

sobre la quietud de la compasiva tarde

que me cedía el paso hasta tu pecho.

Allí, donde reposaban mis palomas;

mensajeras fieles de mis sueños,

tentando el origen de palabras,

desde el candil de los deseos.

 

Luego una curva en medio de la nada

y deslizaron nuestras almas en momentos,

ni un ayer ni un mañana

que detuviera el brío del trayecto

al escalar la oferta de fragancias

que llevaban a la cima del ensueño,

para besar las gamas de colores;

regalo inmaculado del generoso cielo.

 

Empapados de horizontes nos saciamos,

nos vivimos simples, sin excesos

y moldeamos al amor en literatura,

con la tinta en un suspiro al descubierto

para colgar el latido en la mirada,

parpadear la danza del incendio;

movimiento que hoy quema y arrebata

con locura apasionada sin remedio,

que me hace vida plena que te habita,

que te hace esencia de mi cuerpo.

 

 

imagen75

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por amarte así

 

 

 

 

Por amarte así

 

 

imagen44

 

 

Te pienso, te revela la membrana de esta historia


al sentirte como vórtice indomable en mis sentidos,


te huelo como si tu cuerpo fluyera firme en los aromas,


pero te extraño con el peso inaguantable del abismo.


Logro tocarte con la piel del sentimiento que te porta,


escucharte porque eres dulzura en las ondas del sonido.


Verte, con los ojos de la ausencia nos vimos entre sombras,


aunque aún te busque a través de los silencios detenidos,


para encontrarte en cada espacio como luz de las farolas


con la que enciendo nuestro sueño, mi brújula en el camino.


Mas si te invento es porque siendo parte de esta nada,


desde las ingentes oquedades de los días, yo más te necesito,


y es que te amo, mas primero a Dios sobre todas las cosas,


pues por su plétora de amor hoy podemos existirnos.

 

 

 

imagen44

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volveré

 

 

 

 

Volveré

 

 

 

Volveré como las olas del profundo mar

a abrazar nuevamente tus formadas orillas

y tu ajeno a mi presencia, no sentirás llegar

el frescor de mi beso en tus mejillas.

Y como el sol poniente en el horizonte

volveré a seguir el rastro de tu luna llena

y con la quietud que se afirma el monte

esperaré por tu perdón o tu condena.

Volveré aunque no quieras rescatarme

de este abismo que ha de devorarme,

si tu desdén me empuja a la condena.

Porque sólo tú habrás de sujetarme

al perdón que hoy has de negarme,

por el amor que aún pasa por tus venas.

 

 

Nancy Santiago Toro