Posts Tagged ‘pasión.’

Por las formas del camino

 

 

 

 

Por las formas del camino

 

 

 

 

Vayamos a la danza del deseo

con vocación de amante en ambrosía.

En silencio, con el lenguaje del beso

entre las manos,

por donde las íntimas ideas se deslizan.

Que se una tu sangre y lo que sangro

a borbotones con sus propias melodías

y que su llama de entremezcla contundente

circunvale la firmada entrega de la estima.

Pasemos, luego, al ambigú del rincón más solitario.

El que invita al alma y la sonrisa.

Al más callado, bajo la voz del mundo inquieto.

El que parece un nido de palomas, sin cortinas,

el que se rodea con el privilegio de las rosas

y advierte la llegada del zorzal en las vitrinas,

desde allí, celebremos la tertulia de las mentes

hacia el regreso del hogar que se engalana

con el decoro de la estrella en la colina.

Atrás quedará lo que no vemos, la montaña

como adorno del gigante azul entre la brisa,

el placer del mar ofreciendo las distancias

y el matiz del cielo abordando lejanías.

Pero más allá de todo lidera en mí la rauta

que se balancea contigo

de este modo, en exclusiva

dentro de la inmensidad que sostiene los planetas,

capaz de forjar tu mundo como el día,

mientras queda mi natura, juntamente,

arqueada por entero a tus orillas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tan esencial como el aire

 

 

 

 

Tan esencial como el aire

(Soneto)

 

 

 

Tu vida me rodea en movimiento

con oficio de viento en vestidura,

pues tu empeño cercano es la envoltura

y el contacto indeleble, tu talento.

 

Tu vórtice en mi sangre es mi contento,

tu estar sin brevedad, mi cobertura

y el roce del temblor, sutil ventura

que va de un cuerpo al otro en complemento,

 

y en placiente amplitud de oscilaciones

que nos deja del aire los bramidos

motrices, que estremecen en su viaje.

 

Pues tienes, tú, su esencia en mis pulmones

y su alado jadeo en mis latidos.

Como él: plácido, súbito y salvaje.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el remolino de tu pasión

 

 

 

 

En el remolino de tu pasión (Soneto)

 

 

 

 

 

El antes y después de cada día

es un hoy que va y vuelve y te reclama

al principio y final del panorama

que te inventa cercano en lejanía.

 

Si en el frior de la noche es fantasía

tu sombra que en mi estrella se encarama

en rendición nocturna y con el drama

de encender como el alba, en compañía.

 

Y es que tan real has sido en el latido,

que parece certeza circundante

un dueto de miradas junto al fuego,

 

y una costumbre el beso humedecido,

en el dual arrebato del instante,

que en desnudez me das y yo te entrego.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Debe ser

Debe ser

 

 

Debe ser

 

 

imagen14

 

 

Debe ser tu mirada sacudiendo la voz

para dejarse oír muda cuando me viaja 

o esa aparente rectitud que se abandona

en la mañana traviesa sin cansancio,

cuando esquivas a tu ángel dormido

y te liberas en palabras desvestidas,

y en besos que nos llevan a un paraíso

sin extremos dentro de los límites del mundo.

 

Para entender allí, que no hay

instante más eterno que unos labios

sobre la piel sudando el corazón,

y unos brazos dialogando con los dedos

todos los idiomas del sonido a la vez…

Tal vez esa sea la razón indeterminada

del porqué los suspiros de la pasión

son mas profundos cuando se entregan

incomprensibles en esa dimensión sensorial,

donde la única conclusión son las emociones.

 

 

Por eso debe ser que en este momento

intensamente tuyo,

entre las sienes y el alma

podría decir con iconografía de versos

que elegir lo que debe ser no basta,

cuando sé que la decoración del amor

muestra su estética en nuestro afecto.

A través de este inventario creado

de experiencias como raíces bajo el sol

que se han bebido nuestro ayer hasta hoy

para brotar las semillas del entorno

y una ceremonia de colores por el camino

que han dejado caer los frutos entre las manos

con amaneceres y noches en su aroma,

pero sobretodo cuando han florecido

todas estas cosas de la constancia

que continúan con nosotros

con postura infinita en el mismo lugar.

 

 

imagen14

 

 

 

 

image33

 

 

 

 

Solo tú y yo

 

Solo tú y yo

 

 

Solo tú y yo

 

 

imagen10

 

 

Hubo una casualidad de pestañeos

que atravesaron espejos y al cruzarse

abrieron el núcleo de la fase emocional

en largueza de mirada,

con docilidad de instintos.

Desde esa fusión de ondas fértiles

en caída de alba sobre la tierra

ondulamos con el tránsito de la raíz gestada,

mostramos el facto que obra

la simiente en el camino.

Y atravesamos el camaleónico espacio

donde encaramos la brisa de las rutas,

el carácter proteico de la vida

y el cataclismo de días y noches,

con su paradoja por el mundo

al ofrecer este dualismo.

 

Para ser yo en tu balanceo de agua

con labor que presupone regadío

y tú, agro, paradero de mis ansias,

hierba en balada de aire

gravitando su porte en mis sentidos.

Efecto que acciona el ciclo de las formas

desde el brote del principio forestal

que vive el curso en progresivo,

en cada perímetro de la existencia

y conjuntamente hacia el mismo sitio…

 

Éste, el escenario terrenal que entrega

el residual presente con dosis de futuro

y las muchas veces del diario mixto

en simpleza de mujer y hombre…

Tú y yo en natural cultivo

con esta cosecha de pulpas

expuestas y tallos atados

a etapas de sombras y luces

que no huyen, pero nutren vacíos.

Sin límites… desde que sembraste

la vastedad de tus ojos en mis pupilas.

 

 

imagen10

 

 

 

 

image57

 

 

 

 

 

Por ti, por mí

 

Por ti, por mí

 

 

Por ti, por mí

 

imagen67

 

 

Traspasa tu calor y me rodeo

del albor que dispersa tu latido,

es sentir que en tu ser he amanecido

y en la luz de tus ojos me paseo.

 

Titila mi ansiedad sin titubeo,

en torno a ti, las alas que no impido,

hacia tu piel, mi gran abrigo, el nido,

donde apagas y enciendes mi deseo.

 

Por ti no ansío el acto de la luna

en noches con tarea transparente

ni el dorado del sol, ni siquiera una

 

estrella aluza en mí lo suficiente.

Si eres claror que sudo por fortuna,

la llama que me quema lentamente.

 

imagen67

 

 

 

 

imagen 29

 

 

 

 

¡Házme el amor!

Házme el amor

 

 

 

¡Házme el amor!

 

 

imagen80

 

 

Ven!, házme el amor en esta noche sugerente,

entra por el sentido hambriento de mis manos,

mima esta pasión de rojo por mis venas,

arrastra su temblor hasta tu desnudo rastro

y enciende la mecha de este amor con las estrellas

para quedar prendida a la voluntad de tu contacto…,

cual si fuera la llama balanceada en una vela.

Ya sobre mí, anestesia las inquietas horas,

mas en una dirección rodemos centrados sobre ellas,

y que el tiempo sea intensamente tuyo y mío

con dichoso contenido en su acontecida entrega,

pues tu deseo sabes bien es mi deseo

y las pieles saben acoplarse a su inminencia.

¡Ven!, que tus labios queden subterráneos en mi boca,

que tus dedos habiten la madrugada de mi pelo

y que una invasión de caricias avance con euforia,

mientras las miradas al compás se devoran como fieras,

de tal forma que quieran estallar las luces de las almas

cuando asciendan a nuestro prometido cielo satisfechas,

y desde allí que lluevan doblemente los placeres,

cuando los cuerpos simultáneamente desfallezcan…

Aunque extendamos el pulso hasta el reloj del alba

como lo hace otra vez la noche que tantas veces muere

con este sueño que siempre nos despierta.

 

 

imagen80

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No existía, me exististe

Persistencia_Ajenony

 

 

No existía, me exististe

 

 

 imagen75

 

 

No existía, me exististe

en el camino del estreno.

Mi vida como oleada verde

arrimaba a tu azul amplexo,

armónica hacia tu íntimo paisaje

por la ruta del silencio

y ascendente hasta el desenlace

dichoso del rotundo estruendo,

sobre la quietud de la compasiva tarde

que me cedía el paso hasta tu pecho.

Allí, donde reposaban mis palomas;

mensajeras fieles de mis sueños,

tentando el origen de palabras,

desde el candil de los deseos.

 

Luego una curva en medio de la nada

y deslizaron nuestras almas en momentos,

ni un ayer ni un mañana

que detuviera el brío del trayecto

al escalar la oferta de fragancias

que llevaban a la cima del ensueño,

para besar las gamas de colores;

regalo inmaculado del generoso cielo.

 

Empapados de horizontes nos saciamos,

nos vivimos simples, sin excesos

y moldeamos al amor en literatura,

con la tinta en un suspiro al descubierto

para colgar el latido en la mirada,

parpadear la danza del incendio;

movimiento que hoy quema y arrebata

con locura apasionada sin remedio,

que me hace vida plena que te habita,

que te hace esencia de mi cuerpo.

 

 

imagen75