Posts Tagged ‘Poema de amor’

Es que tú… mejor te lo digo en versos

 

Es que tú, mejor te lo digo en versos

 

 

 

Es que tú… mejor te lo digo en versos

 

 

 

image46

 

 

 

Me cobijas con tus manos, estrechas mi vida,

promueves con tus labios masivas sensaciones,

yo provocando el jovial gesto de tu sonrisa,

tú causando el rubor del amor en mi semblante

cuando te acercas a mí como el cálido clima;

pronóstico del tiempo en mis rincones

que despeja el estado complejo de neblina,

cuando evocas la animación

de las ramas con el roce

y cuando asciendes la temperatura de puntillas

con ese ardor de venas que ya conoces.

Y provocas el cambio climático que genera

la entalpía del sentimiento por partida doble,

porque somos entorno abierto sobre la tierra,

el festejo que habita en los colores,

semilla con intención de naturaleza

que recrea a los ojos, que los sentidos oyen;

garbosas figuras del paisaje

que al natural se entregan

al quedar la ropa tendida, para de nuevo amarme

con el rumor azul de la marea encendida,

que me consiente desde afuera hasta la sangre.

 

 

 

image46

 

 

 

 

 

 

imagen35

 

 

 

 

 

 

 

 

Amore della mia vita

 

Amore della mia vita

 

 

 

Amore della mia vita

 

 

image8

 

 

Me encuentro en tu sentir a gritos,

te encuentras en mi sentir callado

y no hay duda que la prisa del latido

nos lleva a ambos de las manos.

A pesar de las escarchas del invierno

y del tiempo sin ti en mis brazos,

hemos guardado el recorrido nuestro

en lo inmortal del alma como raíz al árbol.

Y te has quedado sin tú saberlo

en las venideras huellas del mañana,

esas que se han vivido en lo soñado

las que huelen a primaveras frescas,

a espesura de bosque, a rutas de campos.

Porque así sucedes cuando en mí eres

como agua al río como paso al rastro,

inseparables como es la orilla a su camino

hacia la amelga del paisaje desolado,

para poblarlo de un encuentro tuyo y mío,

de los aromas de la rosa y del geranio,

de amaneceres que se completan en lo íntimo,

del desnudo que estalla sobre lo amado.

Para hacer las pinturas de un presente,

añadiendo todo aquello que ayer colgamos

seguir creando contornos, facciones, líneas,

formas para el arte de la vida

y con el amor en la sangre al expresarnos.

 

 

image8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te amo

 

Te amo

 

 

 

Te amo

 

 

image9

 

 

Te amo con cada ilusión emprendedora

que cultiva las ansias de mi cuerpo

y con cada lágrima y sonrisa

que se anida dormida en mis adentros.

Te amo con la íntima danza de caricias

que te espera en las yemas de mis dedos

y con el jardín en capullos de fantasías

que al pie de tu deseo, cada día despierto.

Te amo con la osada idea que perdura

o con la palabra débil en ataúd de viento

y con cada grieta de experiencia

que ha hecho brotar un camino nuevo.

Te amo con cada triunfo y derrota

que llevo colgada en el piolín del tiempo

y con el tropel de memorias

en resonante melodías de silencios,

y con las secas cicatrices del olvido

en unidas ramas sin color, sin movimiento.

Te amo en la realidad que se edifica

desde las puras cepas de mis sueños

y con la simbólica esperanza, erguida

como bandera de colores sobre el miedo.

Te amo tanto, que los copos de cenizas

arrinconados en mi camino interno,

hoy son la tierra fértil donde germinan

como raíces, las llamas del incendio.

Y allí arden por ti, la pasión, el beso,

la mirada húmeda, el corazón entero,

el alma con cada página de vida,

todo lo que he sido, todo lo que soy

y todavía espero…

 

 

image9

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De la mano

 

De la mano

 

 

 

De la mano

 

 

image11

 

 

Tu sentir…

expansión de tu interior al mío

que envuelve, abraza y seduce,

vibras en mis venas, solo tú

y eres tumulto en mis latidos,

vuelo de sentidos

que urgen con tu nombre,

prolongando el intrínseco

contacto con mi vida,

con trayectoria de labios

y un primor de manos

en ligadura de expresiones.

Tacto único;

crepúsculo inmanente

y alba sobre mi cuerpo

traspasando mis rincones.

Mi sentir trasciende

y el internamente tuyo

se aferra creciente

y en su curso más nos une

como si en mi suelo

fueran tus raíces

de piel, arterias que se funden,

subterráneas en la pasión

de las entrañas

con el calor atado

a las millas de tu roce,

en dinámica de fulgores

sobre mi silueta y a la par

con mi amalgama de emociones.

Para ser los que somos

en la sucesión de horas

o en el cuánto más

de la vastedad siguiente

que dirige el brote de huellas

por los paisajes de postura inerte,

y por la naturaleza

en sus tantas veces,

cuando con las manos alzamos

la armonía de la tierra,

y alcanzamos en presente

el bonancible paso de las nubes.

 

 

 

image11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el mismo espacio

 

En el mismo espacio

 

 

 

En el mismo espacio

 

 

image12

 

 

Voy y vengo en tu mirada cotidiana,

en el parpadeo constante

que ancla tus ojos a los míos

y se desplazan las mareas propias de las almas,

en su torrente de temblores nos sentimos.

Me existes, en el salón abierto de tus manos

al bailar la sensual danza del contacto íntimo

y se contonean con firmeza los sentidos, y ambos

sin perder el paso blando, vamos, regresamos

con los dedos diestros entre mimos.

Giramos en las vueltas del deseo

y nuestros cuerpos flotan,

casi fluyen ciegos en sí mismos,

impulsados por las horas, se funden con el tiempo,

fracturan la calma con su enlazado desespero

y somos un momento extasiado de latidos…

Sucedo en el vaivén de tus labios,

en tu sonrisa abierta, en tus besos de mañana,

que son mi eco tibio

hasta los nuevos besos,

que me visten en la noche;

los que ya conocen el fuego

y la humedad de los instintos.

Habito en tu mismo espacio,

en el nido de tu vida,

cada instante en vuelo es un trozo del destino,

saboreando el placer de la presencia,

cuando esta sucesión de huellas

no suelta el rumbo de los dos.

 

 

 image12

 

 

 

 

 

 

 

imagen35

 

 

 

 

 

 

 

Por amarme así

 

Por amarme así

 

 

 

Por amarme así

 

 

 

image48

 

 

 

Por el todavía de tus ojos

que en progresión me vive,

por la avenencia de tu carnal

hoguera en mi marcha,

por las ansias de tu mirar

que a mi cuerpo exige

y quema tus sienes cuando se alargan.

Por el interés que peldaño a peldaño

besa mis esquinas,

cada vez que tu día gris en el mío amanece

y prosigue por las noches hacia otras auroras.

Por amarme así,

porque así me quieres.

Por la cotidiana corriente

que soy en tus venas

al anclarte en mi vida como solo sabes,

por ser elemento esencial

en mis primaveras

y expresar tus sentidos con mis albores.

Por absorber mi perfume que a tu ser orienta

y porque decoras tu pecho con mi nombre,

por enfocarte en mí al acelerar el paso

y extender mi esencia a tus raíces ulteriores

como si yo fuera el agua que bebe sin cesar tu tierra

para hidratar el secano de tus rincones.

Por amarme así, sangre de continuo y sin orillas,

y porque ya tu vida en la mía consiste,

me ciño al espesor del más que ofrece tu naturaleza

para recorrerla con el amor que por los dos se mueve.

 

 

 

image48

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

Compañía

 

Compañía

 

 

 

Compañía

 

 

 

image13

 

 

 

Si soy mañana, es la aurora con su brillo,

quitando la rebeldía del frío por mis brazos

y en tropel de horas somos contenido

desatado desde mi sangre hasta sus manos.

Si soy la noche con urgencia se hace sombra

y nadie nos ve llenando los vacíos,

tras su andanza me impulsa valerosa

cuando es un hilo la forma del camino.

Si soy de agua es de prisa una hondonada

y bebe todo lo que soy y lo que es mío

y siento su caricia muda como palabra al alma,

al crecer en mí la paz de su quehacer munífico.

Si soy el aire se expande como campo abierto,

para que yo no olvide cada pedazo de su tierra

o es el imprescindible aroma de mi escenario

para anudar con prisa su presencia a mi respiro.

Si soy reloj, súbitamente es tiempo, es calendario,

marcando los días del presente cuando llegan

y consiente mi vida desde afuera y más adentro

como floricultor de mi jardín, a su lado ni hojas secas,

en la mañana del rocío insiste con su caluroso gesto

y al morir la última hora…, conmigo pasa a ser inicio.

 

 

 

image13

 

 

 

 

 

 

image14

 

 

 

 

 

 

 

 

La ruta de amarte

 

La ruta de amarte

 

 

 

La ruta de amarte

 

 

imagen74

 

 

 

Quizás en una noche cualquiera,

esa que es capullo y el tiempo aún no abre,

se encumbre mi nombre en tu cabeza

con el cuerpo revestido de ángel,

y flote con las desenterradas ideas,

esas que hoy extravían el mensaje.

Y te preguntes, ¿porqué hasta mí llegas?

con aleteo alborozado en la sangre,

con esta avidez sensorial que reclama

las formas de los recuerdos apremiantes,

como si rozaras con tu alma la sofocante caricia,

de aquel tiempo desnudo y sin carne

que arrimaba la llama hambrienta

con el atuendo voraz del amante.

 

Y entonces…

 

Un impulso enigmático te guíe a la ventana

con la fatiga de querer encontrarme,

mires al cielo y un concierto de estrellas

se una a tu lagrimal en punzantes cristales;

allí escuches el sonido nostálgico de un poema;

melodía del corazón escrita en instantes,

un papel amarillo acarreando un tesoro de letras,

un destino quebrado, un pasado en detalles,

misiva con fiebre de agudas tristezas,

que a poco a poco me hizo cadáver.

Mas quiera tu pecho resucitarme en la urgencia

desde el fondo de sus huellas imborrables,

para prorrumpir en el ritmo de su eco, la fuerza,

de esta ruta de hoy, que solo ansiaba amarte.

 

 

imagen74

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El amor me dijo…

 

El amor me dijo

 

 

 

El amor me dijo…

 

 

 
LMC1

 

 

El amor me dijo al encontrarte…,

que avanzara con ojos ciegos por las sendas de tu nombre,

que siguiera el trazado hacia el destino que conoce el río,

por los rumbos ascendentes, por los riscos entre nubes,

aunque luego fuera catarata en derrumbe gemebundo

que sabe caer y proseguir en el mismo cauce,

con temblor de aguas que humedece primaveras

cuando avanza hacia el mar su impulso sin temores.

Me dijo, que escuchara tus palabras saciadas de silencios

como él escucha los vacíos, las ausencias, lo lejano,

pues su voz y lenguaje es el expresivo sentimiento;

él sabe palpitar el latido en todos los vocablos,

es el auténtico autor de la enamorada idea

que nutre vanas ilusiones al contacto.

Me dijo que atara tu piel al tacto inquieto de mi mente,

porque ella sabe cumplir las promesas sin las manos,

siempre logra la caricia desbocada o leve

y sin esperas ni final y sobre el cuerpo deseado.

Y me dijo que te amara con su corazón rusiente,

pues hay corazones que de tanto invierno tienen fallas,

y así te amé, como él dijo, más con la añoranza

que dejó en mis sienes, pues por ser el amor…

omitió decirme cómo olvidarte amado.

 

 

LMC1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Envejecer contigo

 

Envejecer contigo

 

 

 

Envejecer contigo

 

 

 image21

 

 

Envejecer contigo… es mi fiel deseo,

en un futuro forjado de recuerdos.

Juntos, con la coexistencia vieja en la mirada,

pero despertando en la novedad del tiempo,

resucitando una y otra vez a las historias

con los ya sabidos gestos de la cara,

mientras en la chimenea se desvanece el leño.

Acoplados… en el vacío de la última sala,

recordando a los nombres del trayecto,

a aquéllos que soplarán un adiós a nuestra espalda,

por ser palomas viajeras de otro vuelo

y con otros en la fuerza de la ritual plegaria,

para que nos abracen sus pensamientos.

Allí, unidos, susurrando un mundo de nostalgias,

con las venas de la vida en los hijos, en los nietos,

viviendo con ellos las ideas de sus aventuras

y memorando con ellas las que atesoramos dentro.

Inseparables, echándole cuentos a las horas

y alguna que otra risa a los anclados sueños,

porque si muchos de ellos no se logran,

la anciana edad será corona de los intentos.

Ser tú y yo, los de ahora,

pero más viejos, quizás un poco sordos,

pero ya entendiendo a los silencios

y a las palabras mortecinas de los labios,

porque serán quebradas, más pausadas,

menos de los oídos y más del viento.

Pero nosotros, con la fragosidad de los años

adhiriendo a nuestras manos, los últimos momentos

y al amor en la continuación del alma,

mientras se besan sin final los ojos,

hasta la otra desconocida orilla…

Para vernos.

 

 

image21

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi corazón te entrego

 

Mi corazón te entrego 

 

 

 Mi corazón te entrego

 

 

image68

 

 

A ti, oculta efigie del silencio

que aguardas el brote de su boca,

con el beso para tus labios cultivado

y el saludo cotidiano de sus ojos

sobre tu silueta de amante que sueña

con su desnudez y desvestido aroma.

Vida que aguardas tan callada,

sin mostrar aún el hilo del destello

que va avivando el fuego de su llama

en el fino paso de sus horas,

hacia tu femenil momento.

 

Tú, la de manos diestras y alargadas

que lo arrimas a tu espejo, tan adentro

tuyo tienes su imagen desde lejos,

sin saberlo él, sin saberlo nadie,

solo yo porque lo presiento,

cuando siento tu sangre corriendo

como río animoso hacia su sendero,

para acariciar la historia de su cuerpo

con la humedad de tus secretas formas,

porque tu piel reclama su tacto

tembloroso con destreza de alfarero,

para la tibieza táctil de tu amor.

Mujer que casi alcanzas su divino cielo

como nube traviesa y juguetona,

así como fui en él aquellos días

en el ritmo retozón de su viento,

donde perdí mi vuelo de gaviota,

cuando un invierno de su alma

me llevó a otra rama, a otro verde,

a otro nido en lo remoto del tiempo.

 

A ti y solo a ti, mi corazón entrego,

lleno de esas tantas cosas que guardé

y no pude darle por tu anticipado gesto.

Está vivo y abierto para que lo ames

con las primaveras que en el poseo,

mas que no sepa, que no sepa nunca

que tú fuiste ese lejano nido

y yo soy en ti esa gaviota.

 

 

image68

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por amarte así

 

 

 

 

Por amarte así

 

 

imagen44

 

 

Te pienso, te revela la membrana de esta historia


al sentirte como vórtice indomable en mis sentidos,


te huelo como si tu cuerpo fluyera firme en los aromas,


pero te extraño con el peso inaguantable del abismo.


Logro tocarte con la piel del sentimiento que te porta,


escucharte porque eres dulzura en las ondas del sonido.


Verte, con los ojos de la ausencia nos vimos entre sombras,


aunque aún te busque a través de los silencios detenidos,


para encontrarte en cada espacio como luz de las farolas


con la que enciendo nuestro sueño, mi brújula en el camino.


Mas si te invento es porque siendo parte de esta nada,


desde las ingentes oquedades de los días, yo más te necesito,


y es que te amo, mas primero a Dios sobre todas las cosas,


pues por su plétora de amor hoy podemos existirnos.

 

 

 

imagen44